Hormigón especial para los cajones del Musel

En la construcción de los cajones se emplea un hormigón muy especial, que fragüe rápido para que, según va ganando altura el cajón, pueda soportar todo su peso. Las paredes del cajón tienen un espesor de un metro.
 

A medida que fragua el cemento, el encofrado se va deslizando, en una operación muy compleja, pues todo el conjunto de la estructura ha de ir a la misma velocidad, a un ritmo de unos 25 centímetros a la hora, durante las 24 horas del día. Se prevé que para finales de año estén terminados 40 de estos cajones. Entre los meses de abril y setiembre podrían estar ya fondeadas en su lugar definitivo 20 de estas estructuras, con lo que conformarían en torno a la mitad de la longitud del futuro dique Norte.

El resto de los cajones, los de menor tamaño, se construirán a lo largo de 2008 y cuatro de los 25 que se construyan serán colocados en el morro del futuro contradique, mientras que el resto conformarán el muelle de atraque.

[adsense:250x250:0123456789]

Una vez que se coloquen los cajones del dique, sobresaldrán del agua unos 7,5 metros, a los que habrá que añadir los quince metros de altura del espaldón, que será fabricado por medios terrestres a medida que avanza la colocación de las estructuras prefabricadas. Con ello, los responsables aseguran que la altura total del nuevo dique de abrigo será de unos 22 metros, similar al actual dique Príncipe de Asturias y suficiente para aguantar sin problemas los embates de la mar. Se trata de un dique que los gijoneses podrán ver crecer prácticamente día a día.

Fuente: El Comercio